domingo, 12 de julio de 2009

Depresion y medicacion

Si bien los antidepresivos resultan fundamentales a la hora de proceder al tratamiento de un cuadro de este tipo, su uso para que sea util, debe ser enmarcado por la relacion terapeutica:


· No todas las personas se deprimen ante determinadas situaciones, lo cual nos lleva a resaltar la particularidad, singularidad de cada persona. Esto quiere decir que no existe un tratamiento unico para la depresion como lo sugieren los farmacos. Un tratamiento de una depresion debe abordar si o si los determinantes psiquicos que produjeron este malestar. Sino solo se trataria de aliviar una sintomatologia con la cual se convive.

· La medicacion debe estar al servicio de facilitar el proceso terapeutico, de permitir que la persona pueda sostener determinado “estado de bienestar minimo” que le permita poder realizar sus actividades y de permitir la elaboracion psiquica de su problemática.

· Uno de los riesgos a evitarse en el uso de la medicacion es que, este objeto (el medicamento) facilmente ocupa el lugar de interes de la persona afectada, favoreciendo la anulacion y desvalorizacion de las relaciones sociales, de las actividades, de los objetos y del mundo que frecuentemente ya habia comenzado a manifestarse.

· Si el depresivo se encuentra en este estado es porque no puede renunciar a una relacion, a un vinculo, a un modo de vincularse que le sirvio en el pasado, que suele reflejar un modo de vinculacion inadecuado sostenido por varias generaciones en la familia. El medicamento corre el riesgo de quedar ubicado en el lugar de sustituir ese vinculo, favoreciendo la permanencia de este modo vincular que justamente genera el cuadro. Es por esto que la medicacion debe ser dada en el marco de una relacion profesional y terapeutica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario