miércoles, 15 de julio de 2009

Del psicoanalisis a la terapia familiar sistemica.

Uno de los puntos de union de estos dos marcos teoricos es el tratamiento de niños donde se hace necesario incluir a la familia, los padres, en las consultas.
Muchos se resisten a integrar estas dos corrientes sosteniendo una falsa dicotomia, individuo vs contexto. Sin embargo, no hay contradiccion entre individuo y contexto porque las personas no existen fuera de los contextos.
Nuestra identidad esta determinada por los vinculos interiorizados con los distintos integrantes del grupo familiar que representan nuestro contexto.
De esta manera, no se puede establecer una separacion entre estas dos corrientes, asi como tampoco se puede separar al ser humano en mente vs cuerpo.
El problema surge cuando en las intervenciones que apuntan al individuo, se habla de caracteristicas del ser o la esencia de la persona, cuando en verdad debiera hablarse de modos de manifestarse que estan en relacion a los modos de vincularse con el contexto; y por otro lado, el problema surge cuando desde una perspectiva sistemica se condiciona los procesos de cambio a la modificacion del sistema. En ambos casos se le esta brindando tanto al individuo como a la familia cualidades permanentes que no existen.
El caso de los niños es distinto: la interiorizacion de los distintos integrantes aun no se realizó, por lo cual las posibilidades de cambio estan condicionadas en mayor medida a lo que su contexto hace o no hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario