miércoles, 15 de julio de 2009

¿Qué es la vocacion?

La vocacion tiene que ver con un “llamado”: uno es llamado a realizar determinado desempeño. Esta vinculado a los gustos y habilidades, pero no necesariamente. Suele estar mas vinculado a aquellas habilidades o desempeños que uno necesita desarrollar para sentirse “mejor”, para ser feliz. Como Demostenes, el mayor orador de la historia que era tartamudo, pero se sometia a un entrenamiento tan arduo que lo convirtió en un genio en lo suyo: se ponia frente al mar con la boca llena de piedras y se proponia poder escucharse. Aquello que nos va a hacer felices va a estar vinculado con poder dar una respuesta activa ahí en donde en la niñez lo hemos vivido pasivamente, por ej: ahí donde nos sentimos abandonados, quizas y solo quizas elegiremos como vocacion ser asistentes sociales; no es raro que un adulto joven con una orientacion vocacional ya tomada padezca un accidente o una enfermedad que lo lleve a estudiar medicina…solo quizas y solo ejemplos.
A este llamado, se le puede dar un sentido religioso, pero tambien puede adquirir otros sentidos: es un llamado a ser feliz, es un llamado a “hacer algo con el legado, la historia de nuestra familia” para poder sentirnos realizados.
No se trata de definir que hacer, sino “quien ser” y “quien no ser”. Por esto mismo, es importante resaltar que asi como el ser esta en proceso de construccion en forma permanente, lo mismo sucede con la vocacion, es decir, la vocacion no es algo innato con lo que se nace, sino mas bien es algo que se construye y se descubre en el plano de la accion, el conocimiento y la convivencia. Por esto mismo, una de las peores actitudes a tomar es no hacer nada y esperar que un rayo luminoso nos ilumine.
Saber quien soy es un proceso que tiene que ver en la adolescencia, con la diferenciacion de los padres, con elaborar los cambios en los modos vinculares con los padres: poder pensar por uno mismo, someter a revision los valores y actitudes de neustros padres, elegir a nuestra pareja, etc. Tiene que ver con poder ubicar “que quiero” mas alla, pero no sin, lo que nuestros padres han deseado para nosotros.
Estando en el vientre materno, nuestra familia habla de nosotros, prepara nuestro lugar (fisico y psicologico) para cuando se produzca nuestro nacimiento , nos desean, piensan en nosotros; Cuando se produce el primer llanto provocado por la perdida del vientre materno (primer perdida) ese lugar comienza a materializarse. Si el utero es el primer medio que nos da un lugar y nos protege, alimenta y nutre, la familia ( la madre al principio) es el primer medio que nos cobija psiquicamente: espacio para la satisfacion de necesidades, deseos y gustos. Las miradas, caricias, cuidados brindados por los mayores, nos permite alimentarnos afectivamente, emocionalmente.
Esto suele generar una enorme deuda con los padre, una deuda que es importante vivirla no como tal sino “con agradecimiento”. Cuando esta deuda es vivida como un endeudamiento, se vuelve imposible la separacion de la relacion que se tiene con los padres porque esta deuda no se puede devolver a ellos. Esta deuda se puede saldar con los propios hijos o con cualquier actividad social en donde uno da de si mismo. No podra separarse de las expectativas, deseos, y heridas que nuestros padres han depositado en nosotros y han determinado nuestro ser. El proceso de desprendimiento de los padres, de la persona que creiamos ser (que esta en relacion con el lugar de reconocimiento y amor que la familia nos brindó) es lento y gradual. De cómo se lleve a cabo este proceso dependeran y determinaran las decisiones mas importantes en nuestras vidas, tanto en nuestras relaciones de amistad y amorosas como en nuestras decisiones vocacionales y elecciones en general.
Por esto mismo el proceso de orientacion vocacional, es mas un “pensar con” mas que un “pensar por”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario